Carnaval 2013 en Lodosa. Disfrazarse tiene premio
febrero 8, 2013
El Toro con Soga y la Cruz Roja de Lodosa. Reconocimiento de voluntarios a voluntarios.
marzo 4, 2013

 

Has pasado mil veces junto a ellos, has descansado a su sombra, pero seguramente pertenecerás a esa mayoría de lodosanos y lodosanas que desconocen que están junto a un reconocido Monumento Natural: Los Álamos de "El Ferial".  Un fantástico, sombrío y tranquilo parque situado junto dos iconos de Lodosa: el Ebro y su Puente. Las personas que nos visitan en Lodosa aprecian inmediatamente lo especial de este parque, y así nos lo comentan en el Romero

Parque El Ferial. Lodosa

Has pasado mil veces junto a ellos, has descansado a su sombra, pero seguramente pertenecerás a esa mayoría de lodosanos y lodosanas que desconocen que están junto a un reconocido Romero LodosaMonumento Natural: Los Álamos de “El Ferial”.  Un fantástico, sombrío y tranquilo parque situado junto dos iconos de Lodosa: el Ebro y su Puente. Las personas que nos visitan en Lodosa aprecian inmediatamente lo especial de este parque, y así nos lo comentan en el Romero.

 

Lodosa vivió históricamente cobijada bajo la Peña que dibuja su fisionomía tan peculiar. El Ebro siempre fue fuente de riqueza para su regadío y frontera natural para protegerse de invasores y de guerras. El Puente abrió el camino al trabajo y la riqueza que siempre estuvo al otro lado. Y en el último tercio del siglo XX la nueva Lodosa apuntó su mirada al Ebro para adaptar su belleza al ocio y el esparcimiento.

En esa aventura Lodosa empezó por “El Ferial”. Lo que hoy es nuestro parque más tranquilo toma su nombre de la prestigiosa Feria de Ganado que se celebraba desde siempre en nuestro pueblo. Entre los años 60 y casi los 90 del pasado siglo “El Ferial” fue el espacio del jolgorio veraniego al que acudía la gente de casa y los numerosos visitantes que empezaban a veranear a Lodosa. No en vano, con ingeniería propia de la época, Lodosa se dotó de las primeras piscinas municipales de muchos km a la redonda canalizando un trozo de río.

Fueron los tiempos gloriosos de “El Ferial” con columpios, Bar y zona de barbacoas. Y el lugar de los populares “concursos de ranchos de nuestras fiestas”. Con el cambio de siglo, y el traslado de las piscinas al Medianil, El Ferial fue languideciendo y quedando en lo que es hoy: un lugar de silencio que invita a la lectura, la meditación o a la conversación discreta; y probablemente más visitado por visitantes que por los de casa.

A lo largo de cientos de años afortunadamente nos ha quedado la joya que imprime carácter a El Ferial. Reproducimos aquí los datos que ofrece al respecto el blog Navarra al Natural

Unos impresionantes áboles –los Alamos– que fueron declarados en 1991 como Monumento Natural. En pleno casco urbano de Lodosa, diecinueve magníficos ejemplares de Álamos descansan a la orilla del Ebro formando una preciosa alameda. Son árboles especiales por su avanzada edad para lo que es habitual en esta especie (Populus alba), aunque también encontré por lo menos un individuo de Álamo cano (Populus canscens).

Oscar Guindano

Unos impresionantes áboles -los Alamos- que fueron declarados en 1991 como Monumento Natural. En pleno casco urbano de Lodosa, diecinueve magníficos ejemplares de Álamos descansan a la orilla del Ebro formando una preciosa alameda. Son árboles especiales por su avanzada edad para lo que es habitual en esta especie (Populus alba), aunque también encontré por lo menos un individuo de Álamo cano (Populus canscens)

Alamos de Lodosa. Composición de Carlos Velázquez Goya

 

Otra curiosidad que los hace tan especiales es que sus huecos (y , por lo menos una caja nido) alberga una de las mayores colonias de murciélagos de árbol de Pipistrellus pygmaeus o murciélago enano, de toda la Península Ibérica y cifrada en torno al millar de ejemplares; una de las características por las que fueron declarados Monumento Natural, aunque algunos de ellos estén muertos o en mal estado. También sobre sus cortezas encuentran un hábitat ideal diferentes tipos de musgos y líquenes.

También su historia Ha contribuido para que fueran declarados Monumento Natural en 1991. Sus ramas superiores fueron cortadas durante las guerras carlistas para que los liberales que ocupaban la villa de Lodosa pudieran ver el puente y la orilla opuesta que estaba ocupada por sus adversarios.

Por desgracia y debido a la avanzada edad que presentan algunos de estos ejemplares y que han ido deteriorándose con el paso del tiempo, el Gobierno de Navarra ha llevado a cabo trabajos de poda para poder garantizar la seguridad en el parque. No sé si se habrá cuantificado el impacto de los mismos sobre la población de murciélagos enanos aunque esta actuación fue acompañada por la colocación de cajas nido.

 Dimensiones del álamo más destacado,

Diámetro de la base: 1,74 m.

Altura total: 20,30 m.

Altura de la primera rama: 2,50 m.

Proyección de copa: 20 X 20 m.

 

Los del Romero, como buenos lodosanos, somos buenos paseantes. Y, desde luego, el sitio es un ejemplo muy bueno de cómo coexistir, por un lado la villa y por el otro, totalmente integrado en ella, esta preciosa alameda de árboles monumentales. Un lugar por el que da gusto pasear a orillas del Ebro y refugiarse en sus tupidas sombras en los días calurosos. Un lugar que depende de todos nosotros conservar.

Para ver un buen  reportaje fotográfico de los alamos de El Ferial. Apreciarás detalles de sus copas y hojas, así como los nidos de los murciélagos

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *