NICOLÁS QUIJERA, deportista con D.O. LODOSA

En esta sección D.O. Lodosa queremos incluir a esas personas, empresas o asociaciones con raíces en nuestro pueblo, y de las que cualquier lodosano y lodosana – presente o ausente- se puede sentir orgulloso. Hoy, a través de su propio testimonio, os presentamos a NICOLÁS QUIJERA, un joven atleta lanzador de jabalina que este año alcanzaba el Récord Navarro Junior. Disfrutar Lodosa con D.O. 

Nicolas Quijera1

Nicolás Quijera. Atleta con D.O. Lodosa

Soy nieto de Maria Paz Marrodán. Mi padre y mis abuelos me han enseñado a querer a Lodosa, y desde bien pequeño tengo buenos recuerdos en el pueblo. Además gracias al atletismo he podido conocer a la estrella atlética local, Oscar Sánchez, que seguro que comenzará el nuevo año para recuperar medallas y superar las lesiones de 2014.

Empecé con el atletismo porque mi padre me lo propuso y yo quise cuando tenía unos 8 años. Al principio la palabra era más jugar que entrenar, pero dio la casualidad de que la entrenadora que tuve es mi actual entrenadora. Por supuesto yo no sabía que era entrenadora de lanzamientos ni que era una de las mejores de España. Al principio empecé en el cole, pero luego, ya con 12 años, pase a entrenar en la pista de atletismo de Pamplona: Larrabide.

Cuando pase a Larrabide estaba en categoría infantil (sub-14). Entonces entrenaba con un grupo de chavales de mi edad y con dos monitores que no recuerdo sus nombres. Ese año hicimos un poco de todo y fue cuando me enganche de verdad al atletismo. Aun así yo seguía jugando a futbol.

Al año siguiente cambié de grupo y pasé a entrenar con Igor Soto. Ese fue mi último año de infantil y recuerdo que fue cuando hice mis primeras competiciones de jabalina. Creo que lancé alrededor de 29 metros.

Nicolas Quijera2Ya pasé a categoría cadete (sub-16) al año siguiente y continué con Igor como entrenador, aunque ya fui varios días a lanzar jabalina con Idoia Mariezkurrena, mi actual entrenadora. Ese año me quede Campeón navarro cadete y me clasifiqué para el Campeonato de España de Selecciones Autonómicas Cadete que se celebró en Lloret de Mar. En este campeonato lancé 40,66 metros y me quedé séptimo. Fue la primera vez que dije: “ostia… esto está muy bien”, no solo porque vi que destacaba en algo sino que también disfrutaba con ello. Además hice la mínima para el Campeonato de España Cadete individual que se disputó en Pamplona un mes más tarde. Allí me quedé octavo con una marca de 42,73. Ese mismo año dejé el futbol.

El segundo año de Cadete me centré en el atletismo pero no en la jabalina exclusivamente. Preparé las vallas con Igor Soto y la jabalina con Idoia. Fue el primer año que entrené en serio los cinco días de la semana. Y el trabajo tuvo su recompensa, pues me quedé tercero en jabalina en los dos Campeonatos de España cadetes que disputé: el de Selecciones autonómicas y el individual (más importante). Acabé el año con una marca de 53,80 realizada en Castellón en el Campeonato de España individual que supuso además un nuevo record navarro cadete (aunque ya no lo tengo pues mi hermano dos años más tarde lo subió hasta los 63 metros).

Al año siguiente pasé a ser juvenil y ya me decidí: iba a entrenar exclusivamente para la jabalina con Idoia. Empecé el año con el record navarro juvenil con una marca de 58,68 metros. Además participé en el Campeonato de España de Selecciones Autonómicas donde quedé quinto. Un mes más tarde me quedé cuarto en el Campeonato de España individual en Aranjuez con una marca de 61,10. Ese mismo año tres compañeros y yo batimos tanto el record juvenil (sub-18) como el junior (sub-20) de 4×100 metros con una marca de 43,48 seg. Además en pista cubierta (invierno) hice algo de vallas y me quede séptimo en el Campeonato de España de pista cubierta en Valencia.

Ya de segundo año de juvenil realicé mis primeras marcas importantes. En invierno seguí con las vallas con las que me quedé quinto en 60 metros vallas en pista cubierta en el Campeonato de España en Antequera. Ya en la temporada al aire libre (verano) lancé la jabalina hasta los 66,40 metros lo que supusieron un nuevo record navarro juvenil que ya lo tenía (aunque una vez más mi hermano me lo quitó un año más tarde), y, lo más importante, mínima para el VIII Campeonato del Mundo Juvenil que se disputó en Donetsk (Ucrania). Sin embargo no pude ir al campeonato mundial porque durante el Campeonato de España juvenil en Durango me lesioné de gravedad en el tendón de Aquiles.

El inicio del año siguiente estuvo marcado por la rehabilitación de la lesión. Tras una buena operación todo el trabajo de pretemporada se centró en rehabilitar el tendón. Tras cinco meses volví a entrenar con normalidad. Sin embargo no fue hasta nueve meses después de la lesión cuando volví a competir. En la tercera competición de la temporada lancé 68,92 lo que supusieron mínima para el XV Campeonato del Mundo Junior disputado este verano en Eugene, Oregon (USA). A lo largo de la temporada mejoré mi marca hasta los 69,36 metros y en el Campeonato de España Junior en Castellón me quedé subcampeón de España con 67,92 metros. Ya en el mundial Junior me quedé el 14º del mundo con una marca de 66,19. Así terminó la temporada.

Para el año que viene el objetivo principal es ir al Campeonato de Europa Junior que se disputará en Suecia el próximo julio y por supuesto mejorar mi marca personal.

Enhorabuena y mucha suerte y que sigas mejorando records.